Oración en Do Mayor

¿Y si te dijera que en los últimos meses una canción dedicada a Dios se ha colado en el top 1 de medio mundo?

Eso sí, aunque se llame “Prayer en C” (estructura de nombre que recuerda al “Requiem en d” de Mozart o el “Canon en D” de Pachelbel), se trata de una canción de Lilly Wood, the Prick y Robin Schulz en la que “ponen a parir” a Dios.

Nunca dijiste una palabra, ni me enviaste una carta, no pienses que puedo perdonarte.
Mira, nuestro mundo muere lentamente, no voy a perder más tiempo, no pienses que puedo creerte.

Cuando los mares cubran las tierras, y la humanidad deje de existir, no pienses que podrás perdonarte.
Cuando sólo haya silencio, cuando ya no quede vida, no pienses que podrás perdonarte.

Nuestras manos se llenarán de arrugas, nuestro pelo se volverá gris, no pienses que puedo perdonarte.
Y los niños están hambrientos, y sus casas destrozadas, no pienses que ellos podrán perdonarte.

Yo no comprendo por qué Dios es como es, e incluso en muchas ocasiones no entiendo su justicia por mucho que yo tenga fe en su buen hacer. Sin embargo, sé que los seres humanos somos responsables en buen grado de las grandes desigualdades del mundo. La lista Forbes de millonarios nos muestra que unos pocos hombres dominan un gran porcentaje de la riqueza mundial y qué decir de algunos presupuestos de equipos de fútbol. No es Dios el que ha repartido los recursos. ¿Por qué Dios lo permite? Porque pese al control mundial de Dios, Dios deja que los seres humanos tengan la capacidad de dirigir su rumbo aunque otros seres humanos sufran las consecuencias. Pero eso sí, les ha provisto a todos ellos de un Salvador para darles la eternidad. Cuando no entiendo este mundo, pienso en grande. Hay algo más.

Me parece muy interesante que la canción diga que si Dios sigue con esta injusticia, la humanidad dejará de existir y Dios no podrá perdonarse a sí mismo. La Biblia nos habla de un Dios que constantemente está haciendo pactos para salvar al ser humano, pactos que el ser humano es incapaz de cumplir. Dios quiere que todos nos salvemos. Pero es una promesa que se fundamenta en la fe. La humanidad no se pierde porque Dios no nos haya provisto de un Salvador, se pierde porque ha desechado al Salvador que Dios nos ha dado.

“Prayer in C” alcanzó la cima de las listas musicales de Austria, Alemania, Suiza, Luxemburgo, Francia, Países Bajos, Bélgica, Grecia, Italia, Hungria, República Checa, Eslovaquia, Polonia, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia, Portugal, Irlanda, Reino Unido y por supuesto, en España, en diversas semanas entre junio y septiembre de 2014.

Sea como sea, Dios no les es indiferente. ¿Y tú? ¿Qué quieres decirle a Dios?

  1. Anónimo

    Excelente comentario

  2. Pauly

    Tal cuál.
    Buen comentario.

Deja un comentario