Decálogo para administrar nuestra economía personal (1 de 2)

En los tiempos que estamos viviendo, donde la corrupción, el desempleo y la pobreza copan portadas en todos los periódicos pensamos que puede ser interesante ver si la Biblia nos enseña algo sobre economía.

Y es que, aunque mucha gente piensa que la Biblia es un libro escrito en un lenguaje arcaico, en realidad está repleta de enseñanzas que están muy a la orden del día. ¡Quiero llegar a fin de mes!

Empecemos por los primeros 5 puntos y en otra ocasión dejaré caer los 5 siguientes:

1)     Debemos de administrar lo que tengamos (aunque sea poco) de la mejor manera porque, en realidad, todo lo que existe le pertenece a Dios y nosotros somos los administradores.

1 Crónicas 29:11-12 11 Tuyos son, Señor, la grandeza, el poder, la gloria, el honor y la majestad, porque todo cuanto hay en cielo y tierra te pertenece, y ejerces el reinado y el dominio sobre todo. 12 Tu presencia irradia riqueza y gloria, Tú eres soberano de todo, en tu mano están la fuerza y la grandeza y con tu mano engrandeces y fortaleces a todos.

 2)      Para cada etapa de la vida, debemos de vivir según nuestro nivel económico. Si nos imaginamos un círculo que representa nuestros ingresos y separamos las obligaciones, las deudas, las necesidades… tiene que sobrar. Ahora estás en una etapa de tu vida en que apenas tienes ingresos porque estás estudiando. Incluso en esta situación, tienes que saber contentarte  y administrarte.

Filipenses 4:11-12 11 No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. 12 Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez.

 3)      A la hora de comprar, debemos de aislarnos en la medida de lo posible de las emociones. Es comprar como si estuviéramos aconsejando a otra persona.

Proverbios 22:3 3 El prudente ve el peligro y lo evita; el inexperto sigue adelante y sufre las consecuencias.

 4)      No te endeudes. La causa principal de esta crisis ha sido que los bancos han promovido el endeudamiento entre la población. No caigas en esa trampa. Intenta ahorrar antes que comprar. Y por supuesto, no sé si será tu caso pero huye de las tarjetas de crédito!

Proverbios 22:7 7 Los ricos son los amos de los pobres; los deudores son esclavos de sus acreedores.

 5)      Acepta consejos sobre todo de aquellas personas que te fías. Aquellas que ves que devuelven el cambio del café cuando le han devuelto mal. Aquellas personas que ves que son honestas en lo que hacen.

Proverbios 12:15 15 Al necio le parece bien lo que hace, pero el sabio atiende al consejo.

Deja un comentario